Sanatorio San Carlos
 
  Asma Bronquial

Es una de las enfermedades crónicas más frecuentes a nivel mundial y la prevalencia va en aumento en la gran mayoría de los países, en especial en la infancia.



Se caracteriza por la inflamación crónica de la vía aérea (bronquios), que son los conductos que permiten la entrada y salida de aire a los pulmones.
Como los bronquios se encuentran inflamados, se reduce su calibre y el aire entra y sale con dificultad. Esto hace que sean muy sensibles y tiendan a reaccionar fuertemente por la inhalación de ciertas sustancias o diversas situaciones, desencadenando una crisis asmática, que se caracteriza por una reducción aún mayor del calibre de los bronquios, secundaria a la contracción de los músculos que rodean la vía aérea y a un aumento de las secreciones respiratorias que origina notorios inconvenientes en el paso de aire a los pulmones.
Cuando la enfermedad está controlada, los bronquios están abiertos sin inflamación y el aire entra y sale sin inconvenientes.

¿Cuáles son los síntomas?
* Agitación
* Respiración rápida
* Sensación de ahogo
* Silbidos al respirar
* Opresión torácica
* Tos seca en las horas de la tarde o la noche
* Tos con el ejercicio
* Tos con la risa

Es importante identificar y evitar las situaciones desencadenantes de una crisis asmática:
* Infecciones respiratorias
* Emociones
* Ejercicio
* Cambios de clima
* Humo de tabaco
* Aerosoles o sahumerios
* Alérgenos (peluches, alfombras, pelos de animales, ácaros en el polvo, polen etc.).

Si bien esta enfermedad no tiene un tratamiento curativo, con un tratamiento médico eficiente y mejorando las condiciones del medioambiente, en la gran mayoría de los pacientes se puede controlar la enfermedad y llevar una vida normal.

Servicio de neumonología infantil
Dra. María Florencia Alessandrini
Médica pediatra y neumonóloga infantil
MN 122615 / MP 5764




Volver a notas